Entre colinas y mares

A veces, mientras nos entretenemos buceando por los Mares de la Depresión, se da el caso que están lloviendo buenas nuevas en la Colina de la Felicidad. Y ni nos enteramos. Porque estamos buceando.

En fin, esta es una imagen nomás, que espero sirva para retomar el contacto y contarles que, durante este tiempo ausente, llovieron buenas nuevas en mi propia colina, muchas de ellas relacionadas con este blog y varias, con nuevos datos para proseguir la ricerca.

Y yo en el mar.

Moraleja: cuando nos cansemos de permanecer en la colina esperando que caiga una alegría, no nos vayamos tan lejos.

Evitemos siempre el Mar de la Depresión o, si no podemos evitarlo, procuremos que el chapuzón sea breve. Preferible quedarse en el Valle de la Esperanza. Desde allí podremos ver mejor qué esta pasando en la colina, que lo que veríamos desde el fondo del mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada