Otra filastroca para el recuerdo

No hay caso: los post que tienen más éxito son los de las canciones y filastrocas que entonaban nuestros abuelos. Como el de Chucho Berlucho, el de Oh Picchia, Picchia o el de Ciao, Ciao, Ciao, Morettina...
Por eso, aquí va otro.
Este es muy particular, porque acompaña un juego que, quién canta, hace con los dedos... Como una representación en la que cada dedo es un personaje o un elemento de de la escenografía.
Voy a intentar explicarlo: dedo índice y anular se juntan a la altura de las yemas para formar lo que sería una puerta. El dedo mayor es uno de los personajes: Don Pipin. El pulgar es La Patruna y el meñique es quién atiende la puerta primero.
A medida que vamos avanzando en la canción, los personajes (dedos) se mueven, imitando los movimientos que haría una persona en idéntica situación (como si fueran títeres), excepto los dos que conforman la puerta, los que bajo ningún concepto deben separarse. Ni aún cuando Don Pipin es invitado a pasar a la casa y, preguntando "Se puede?"... se encorva un poquito, porque es muy alto, y pasa por la puerta, saludando a la gente de la casa.

Este es el libreto.

Espero que se diviertan y practiquen mucho.
Tun tun... ¿Chi e?
Don Pipin chi veul parle con la Patruna
Patruna...
¿Chi e?
Don Pipin chi veul parle con chiel
Dile a Don Pipin chi passe avanti
Don Pipin dis la Patruna chi passe avanti
Si peule?
Otra vez: disculpen todo lo que debe estar mal escrito en el idioma... está consignado como lo hemos aprendido, de oídas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada