Los Giuliano de Saluzzo (siglo XIII/XIV)

En un post anterior mencionamos a los Giuliano de Saluzzo más antiguos: Gio Battista Giuliano, radicado en 1721 en Cascina Parpaglia y Tommaso Giuliano (que para ese mismo año, vivía en Vía de Pagno y ya figuraba registrado en la Consegna del sale como detto Boneva). Es de estos Giuliano que desciende nuestra familia en Montes de Oca, así como la rama Giuliano de Corral de Bustos y la de Arequito.

Más hacia atrás hemos encontrado una brevísima referencia a la familia Giuliano de Saluzzo en el Blasonario subalpino, donde se menciona el apellido "Giuliani (Giuliano) da Saluzzo" como una “antica famiglia nobile saluzzese, con memorie dal XVI secolo” y donde se describe su correspondiente escudo como "Di verde, a tre bande ondate, d’argento".

Esta referencia sobre los Giuliano la encontré por primera vez allá por el año 2000, pero la descarté rápidamente, por dos razones. La primera: siempre recuerdo algo que leí por ahí referido a la reencarnación. Suele pasar que la mayoría que cree en más de una vida en esta tierra, considera que en vida anterior ha sido un personaje importante de la historia, alguien del que se tiene memoria: Cleopatra, Napoleón, algún Virrey español... muy pocas veces encontramos que alguien afirme ser reencarnación de un exponente del común de la gente, ignoto y no rememorado.
En genealogía sucede algo semejante. Hay una fascinación por encontrar algún personaje noble e ilustre del cual descender. Eso mismo me pasó cuando me enfrenté a la etimología del apellido Giuliano: los que descienden de la gens Giulia, noble familia romana de la que provenía, nada más y nada menos, Julio César...
La segunda razón por la que descarté a aquéllos Giuliano nobles es que en ese momento no tenía idea de que los antepasados de mi bisabuelo Bautista Giuliano provenían de Saluzzo. Sólo tenía la fecha de nacimiento de Bautista y vagas referencias a que la familia provenía del Piemonte. Cuando finalmente logré dar con la comuna de origen (Barge en Cuneo), terminé de convencerme de que nada tenían que ver esos Giuliano nobles con los nuestros.

Ahora, sabiendo que la familia es originaria de Saluzzo, me alcanzan las generales de la ley: aquí estoy, arduamente, tratando de saber más respecto de los Giuliano nobles del siglo XVI.

Lo más gracioso es que si bien de ese siglo no he encontrado nada, si que he tenido suerte en el siglo XIV, donde, gracias a las copias digitalizadas de libros antiguos que se difunden texto completo a través de Google Books, he dado con Francesco Giuliano.
Francesco (que en sus escritos figura, en latín, como Franceschini Iuliani, Franciscus Iuliano) es un caso especial: en 1323 lo vemos desempeñándose como  iurisperito, iurisconsulto y consigliero del Marqués. Estas referencias las encontramos en Storia di Saluzzo e de suoi Marchese, con documenti, escrita por Delfino Muretti en 1830. En este libro leemos que, de entre las familias de Saluzzo merecedoras de particular mención "...e quella d' Giuliani detta nelle scritture de domino Iuliano o domini Iuliani della qualle veggiamo noi Francesco que fu eccellente giureconsulto...", citándose como fuente de estas afirmaciones el discurso de Monsignor della Chiesa (Discorsi sopra le antiche famiglie nobili di Saluzzo, articoli Giuliani). Este Monseñor es Francisco Agostino della Chiesa que escribía en torno a cuestiones genealógicas e históricas del Piemonte allá por la mitad del siglo XVII.

En el texto de Muretti se mencionan, además de los Giuliano/Giuliani, las familias Garro (detta i Garroni), los Giovenali, los Salvatici/Selvatico, los di Vasco, los Falca, los Palloni, los Mondaglo/Mondagli, los Vacca, los del Bosco, los Berardo/Berardi, los Rastello, los Tiberga, los Braida, los Anselmo...

Francesco Giuliano se habría desempeñado entonces, como consejero y asesor de Manfredo IV y de su hijo Federico I. Delfino Muletti cita texto completo de un laudo de los jurisconsultos Guidone di' Cardinali y de Francisco Giuliani del año 1324 en que ambos resuelven un conflicto suscitado entre el Monasterio de Riffredo y Federico I, dictando sentencia en contra del Marqués.

A su vez, en Memorie storiche di Dronero e della valle di Maira, escrito por Giuseppe Manuel di San Giovani en 1868, leemos: "...Francesco Giuliano giusperito in qualitá di giudice e vicario dei Marchesi del Carretto... nominato pure in quel tempo fra i credendari del comune di Saluzzo..."

Para  situarnos temporalmente diremos que las familias que menciona Muretti convivían en Saluzzo en la época en que la ciudad integraba el antiguo Marquesado y era gobernada por la Casa de los del Vasto, en la persona de Manfredo IV (marqués del 1296 al 1340). Estas familias integraban el Consejo de Saluzzo con representantes en número de 35, a los cuales Manfredo IV les dió poder para darse leyes.
 
A su vez, los Carretto que menciona San Giovani descendían, como los del Vasto de Saluzzo, de la antigua dinastía aleramici, a través de la persona de Bonifacio del Vasto. Este tuvo siete hijos, uno de los cuales fue Manfredo I, su primogénito, al que le tocó en el reparto el dominio de Saluzzo; mientras que al quinto hijo, Enrico del Vasto del Carretto, por disposición del Emperador del Sacro Imperio Romano, le tocó la marca de Savona. A lo largo de la historia ambas casas (la del Carreto y la de Saluzzo) se intercambiaron territorios y, aparentemente también, servicio de los jurisconsultos.
 
Me gustaría recordar aquí, que Manfredo I del Vasto fue el que donó los terrenos para que los monjes cistersenses de la Liguria erigieran la Abadía de Staffarda. Esa, donde están sepultados al menos dos de los ancestros Giuliano de nuestra familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada